ANÁLISIS COMPLETO: ¿SE PUEDE PERDER O NO LA SALVACIÓN?

SE PUEDE PERDER LA SALVACION

¿Es el Calvinismo Una Doctrina Correcta a la Luz de la Biblia?

Una Respuesta Solida a un Antiguo Debate

  1. ¿Qué es el Calvinismo? Su definición

Se le nombra calvinismo a la interpretación teológica de la salvación descrita por el reformador y teólogo Juan Calvino en el siglo XVI, en la que se afirma que no todos los hombres son creados iguales, sino que Dios escogió y destinó para salvación a algunos, y destinó al resto, a la mayoría de la humanidad, para perdición. A esto se le conoce como doble predestinación, que Dios destinó a los creyentes a ser salvos y a los incrédulos a perdición.

La palabra calvinismo encierra una variedad de convicciones. Por ejemplo existen algunos calvinistas que creen que Dios predestinó a los hombres desde antes de la creación del mundo, y otros que creen que Dios predestinó solo a algunos a salvación después de la caída en pecado de la humanidad.  Existen algunos que se consideran calvinistas que no creen en la doble predestinación, sino que creen que Dios solo predestinó a salvación a aquellos que él eligió, pero que él no predestinó a ser condenados al resto, sino que ya nacieron en sus pecados y están condenados por traer una naturaleza pecaminosa. Aun así afirman que Dios decidió no salvar al resto.

Los Cinco Puntos Que Resumen La Posición Calvinista

Existen cinco puntos principales que tradicionalmente han definido la posición calvinista, hay diversidad y grados de calvinismo, hay algunos cristianos que se consideran calvinistas pero solo creen en cuatro, o tres de los cinco puntos, sin embargo los cinco puntos se encuentra integralmente relacionados: depravación total, elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible, y la perseverancia de los santos. Estos son explicados de la siguiente manera:

  1. Depravación Total: el ser humano está muerto espiritualmente, no puede entender el evangelio ni buscar de Dios, ni siquiera responder a la invitación de Dios, a menos que Dios lo toque para salvarlo.
  2. Elección Incondicional: La única razón por la que alguien es salvo es porque Dios lo eligió, no porque la persona creyó, puso su fe, se arrepintió o busco de Dios por si misma.
  3. Expiación Limitada: Nuestro Señor Jesucristo murió en la cruz solo por los que él eligió y no por todo el mundo.
  4. Gracia Irresistible: Aquellos que Dios ha predestinado para ser salvos no podrán resistir la gracia de Dios, vendrán a la fe con certeza sin poder resistir la gracia que los convierte.
  5. La Perseverancia De Los Santos: Los que Dios predestinó a salvación perseveraran hasta al fin y será imposible que jamás se aparten de Dios.
  1. Juan Calvino y Los Institutos de la Religión Cristiana

Juan Calvino (1509-1564)

Juan Calvino (Jean Cauvin) fue un abogado, teólogo y reformador francés que expuso esta enseñanza en su famoso libro Los Institutos de la Religión Cristiana, publicado por vez primera en Latín en 1536.

La predestinación calvinista es definida en las propias palabras de Calvino: “Por Predestinación nos referimos al decreto eterno de Dios en donde el determinó su plan para cada ser humano. No todos son creados iguales, sino que algunos son ordenados de antemano a la vida eterna, y otros de antemano a la condenación eterna. Y según hayan sido predestinados a alguno de estos fines decimos que han sido predestinados a vida o a muerte.” Calvino insistía que solo hablaba de lo que las Escrituras mismas enseñaban y que “solo hombres orgullosos y arrogantes se atrevían a negar esta verdad.”

III. La Raíz de la Controversia Calvinista y los Frutos del Calvinismo

La Raíz de la Controversia Calvinista

En las últimas décadas hemos visto a la iglesia de Cristo desviarse tras múltiples falsas doctrinas.  Doctrinas que rebajan y distorsionan la pureza del evangelio de Cristo. Aquellos que aman  la verdad y la Palabra de Dios se han identificado con la enseñanza de varios maestros calvinistas, pues estos tienden a enfatizar la autoridad de la Palabra de Dios, la predicación expositiva verso por verso, y la soberanía absoluta de Dios en contraste con una doctrina que hace al ser humano el centro del universo. Predicadores como John McArthur, R.C. Sproul, John Piper, Paul Washer y el Seminario Bautista Southern Baptist Theological Seminary con su director Albert Mohler, son famosos portavoces del calvinismo. Estos predicadores continuamente citan a reconocidas fuentes antiguas como San Agustín (354-430 a.C.), Martin Lutero (1483-1546 a.C.), Juan Calvino (1509-1564 a.C.), Jonathan Edwards (1703–1758 a.C.) y Charles Spurgeon (1834-1892 a.C.),  hallando en ellos inspiraciones interpretativas de su posición teológica Calvinista.

Muchos creyentes y predicadores, influenciados por estos hombres, han sentido un poderoso celo por Dios creyendo que esta posición calvinista es absolutamente bíblica, como resultado han criticado injustificadamente al resto de la cristiandad que no creen como ellos, catalogándolos de ser personas que no le creen a la Biblia, o que niegan la soberanía de Dios o su gracia. Algunos han criticado a sus propios pastores e iglesias causando división. El resultado ha sido múltiples iglesias divididas, y múltiples relaciones rotas entre creyentes de forma innecesaria.

La raíz del asunto que causa un apasionado debate y molestia entre los dos bandos es el siguiente: Los que sostiene una posición calvinista desean defender la soberanía absoluta de Dios y su crédito total en nuestra salvación. Aquellos que no sostiene la posición calvinistas desean defender el carácter amoroso y justo de Dios, pues ven en la Biblia un consistente testimonio de un Dios de amor que quiere la salvación de todos, por ello sienten una profunda indignación de que se presente a Dios bajo el concepto calvinista como aquel que determinó por su sola voluntad, que la gran mayoría de la humanidad sufra eterna perdición en el infierno, o por lo menos que determinó no hacer nada por ellos, sabiendo que era imposible para estos seres humanos arrepentirse y buscar a Dios por si mismos.

Los Frutos del Calvinismo:

Cristo dijo, por sus frutos los conoceréis, y los frutos de la posición calvinista no han sido siempre buenos.

El reformador Juan Calvino fue un hombre que amaba profundamente a Dios. Un erudito teólogo y escritor inigualable, muchos de sus escritos están llenos de sabiduría, y verdad, y son muy inspiradores, su deseo genuino era exaltar la soberanía de Dios y la autoridad de su Palabra, por ese legado estamos agradecidos. Sin embargo también tiene un legado critico impositivo. Juan Calvino instituyó en 1541 un estado teocrático en Ginebra Suiza, en donde todos los asuntos del estado, de la vida social e individual de las personas eran gobernadas por la Iglesia Reformada. El estado estaba sometido a la iglesia. Existía un concilio eclesiástico de ancianos que supervisaba a los ciudadanos y mantenía estricta disciplina. Es el mismo concepto fundamentalista teocrático que se observa hoy en algunos países Musulmanes, claro que sin llegar al extremo que estos llegan. Sin embargo un medico reformador que negaba la trinidad, Miguel Cerveto, fue ejecutado por su herejía durante el gobierno instituido por Calvino.

Muchas de las ideologías históricamente influyentes conservan actitudes del ideólogo fundador, y creemos que de las mima manera muchos de aquellos que abrazan la teología reformada, heredan parte del código genético o del carácter del que inicio esta convicción.  Adquieren buena herencia en cuando a su exaltación de la soberanía de Dios y la autoridad de su Palabra, pero creemos que tristemente algunos también adquieren la mala herencia de una actitud crítica y sin gracia hacia aquellos que piensan diferente que ellos. Lo irónico es que la posición calvinista se conoce como “la doctrina de la gracia” sin embargo existe muy poca gracia en muchos grupos calvinistas hacia todo aquel que no piensa como ellos.”

Como dijimos, cuando Juan Calvino hablaba de la predestinación según su entendimiento, insistía que solo hablaba de lo que las Escrituras mismas enseñaban y que “solo hombres orgullosos y arrogantes se atrevían a negar esta verdad.”  Es la misma actitud que muchos calvinistas toman hacia aquellos que no piensan como ellos hoy. Se posicionan con una absoluta seguridad en lo que enseñan acusando al resto de cristianos como incompetentes o cuasi-herejes, o de una categoría inferior por no sostener la posición calvinista que ellos sostienen. Esta es la motivación de este escrito. Tengo un dicho personal que dice así: “yo no tengo problema con que tú seas calvinista, pero tengo problema cuando tú tienes un problema conmigo porque yo no lo sea.” Me molesta cuando acusan a otros cristianos de no estar predicando el evangelio, de predicar un evangelio a medias, de que la razón por la que no son calvinistas es porque son orgullosos y arrogantes, me entristece cuando critican a su pastor, dividen su iglesia o cortan con buenas relaciones interpersonales. Pero más allá de esto mi deseo es mostrar a través de la autoridad de la Biblia y de útiles herramientas de interpretación, que la posición calvinista no es la posición bíblica misma como los calvinistas equivocadamente creen.

También creemos que la convicción calvinista causa desconcierto y rechazo en las personas que la escuchan por vez primera. En cierta ocasión conocí a una pareja musulmana que era servida por el ministerio de una reconocida iglesia calvinista. Por algún lado ellos escucharon la doctrina calvinista de que Dios escogió ya a algunos para salvación y a muchísimos más para condenación, esto causo en ellos horror, ellos me expresaron su desilusión con el cristianismo al escuchar esto. Tengo la convicción que esto fue en ellos un gran obstáculo para acercarse a Cristo. En mi experiencia, el calvinismo causa un sentido de rechazo en todos aquellos que escuchan la doctrina por vez primera, aun muchos de aquellos que hoy creen y defienden el calvinismo dan fe de como al inicio lucharon con aceptar esta doctrina, algo en nuestra conciencia nos revela que esta doctrina distorsiona el amor y justicia de Dios, y atenta contra los principios más elementales de justicia en nuestra conciencia.

Los frutos positivos del calvinismo son: un fuerte concepto de la soberanía de Dios, y un fuerte énfasis en su gloria y en buscar glorificarle. En la práctica un fuerte énfasis en la Palabra de Dios más que las meras emociones. Sin embargo estos frutos pueden y deben ser enfatizados sin necesariamente sostener el calvinismo. Los frutos negativos que tienden a darse son los siguientes:

El famoso teólogo suizo Karl Barth decía que “Agustín, Lutero y Calvino equivocadamente habían convertido el evangelio, las buenas noticas, en malas noticias, pues dijeron que Dios escogió solo a unos y no escogió a muchos otros”, esas son muy malas noticias, esta convicción hace imposible que el ser humano muerto en sus pecados pueda responder a la salvación de Dios, pues no depende de ellos sino solo de Dios, quien ha determinado no darles oportunidad de arrepentirse y venir a la fe.

Esta doctrina hace que los incrédulos rechacen el evangelio,

Tiende a existir falta de evangelismo en la mayoría de las iglesias calvinistas, pues a aquellos que Dios predestinó de una u otra forma indudablemente serán salvos aunque no les hablemos nosotros, tarde o temprano Dios hará que vengan a la fe (aunque no todas las iglesias calvinistas son así, algunas son muy evangelisticas, pero la mayoría tienden a convencer mas a creyentes no calvinistas a hacerse calvinistas, que a los inconversos a hacerse cristianos).

El calvinismo tiende a crear un espíritu de rechazo y crítica contra los que no tienen esa convicción, dejando como resultado iglesias divididas y relaciones rotas entre creyentes.

  1. ¿Es Correcta La Interpretación Calvinista De La Salvación?

Pero ¿es esta posición de las Escrituras una interpretación verdadera? Responderemos esta pregunta a continuación.  Recuerde, las posiciones teológicas diversas nos dicen lo que creen que Dios dice, pero puede o no ser lo que El realmente dice.

En esta articulo busco evaluar la posición calvinista de forma multifacética y establecer un veredicto final sobre el Calvinismo, que muestra de forma clara que es una marco de interpretación importado a la Biblia por San Agustín y transmitido desde entonces, y no es la posición bíblica misma como lo creen los creyentes que sostienen esta posición.

Nuestras herramientas epistémicas (para conocer la verdad) como creyentes, son las siguientes:

  1. Las Escrituras (la Palabra de Dios),
  2. La razón o facultades analíticas racionales que Dios nos dio para discernir, deducir e inducir la verdad al estudiar una doctrina.
  3. La historia de la interpretación y entendimiento de la Palabra de Dios que la Iglesia de Cristo ha tenido sobre este tema a través de los siglos (la tradición que ha sido consistentemente transmitida),
  4. La Experiencia o frutos de la posición calvinista, y los sentimientos de las personas en su encuentro con este marco de interpretación calvinista de la salvación.

Todos estos, las Escrituras, la razón, la historia de la iglesia, la experiencia y los sentimientos, se inclinan a negar la posición calvinista como una marco interpretativo verdadero.

La ley de la no contradicción es una herramienta de la lógica, que dice que una cosa no puede a la misma vez y en el mismo sentido ser y no ser, una declaración no puede ser verdad y mentira al mismo tiempo en el mismo sentido. No puede ser cierto que en el asunto de la salvación tenemos libre albedrio y que no lo tenemos. La Biblia deja claro que lo tenemos.

La Biblia en ninguna parte dice explícitamente y de forma clara que Dios ha escogido algunas personas para ser salvas y ha determinado condenar al resto de la humanidad basado en su sola elección soberana. El hecho que no lo haya hecho así, no hace a Dios menos soberano, pues en su soberanía así el lo decidió.

La Biblia si dice que el pueblo de Dios es un pueblo escogido. Que Dios sabe de antemano quien responderá a su llamado, y quién no lo hará.

La Biblia habla de conceptos en que los creyentes son llamados “elegidos”, “predestinados”, y “salvos por gracia”. Estos conceptos pueden ser perfectamente entendidos y explicados sin un modelo calvinista.

Sin embargo, y aquí es donde la balanza de peso interpretativo se inclina a la posición que no es calvinista, mientras que los conceptos que los calvinistas encuentran en la Biblia para justificar su posición pueden entenderse en el marco interpretativo que no es calvinista, lo contrario no sucede así, las enseñanzas bíblicas que hacen mención al libre albedrio del ser humano, y por el cual se le responsabiliza, y bajo el cual el ser humano es juzgado de acuerdo a su respuesta a Dios y a sus obras, o la enseñanza de que la redención de Cristo está disponible a toda la humanidad, o la mención esporádica por el apóstol Pablo y el libro de Hebreos en el Nuevo Testamento de que hay creyentes que pueden apostatar de la fe, ninguna de estas enseñanzas bíblicas pueden ser explicados “satisfactoriamente” con el modelo calvinista.

Podríamos definir hacia donde se inclina la balanza del peso de la verdad con dos preguntas:

  1. ¿Existe algún pasaje en la Biblia, claro y explicito, que diga que cada persona que es salva es porque fue escogida, y que cada persona que se pierde es porque Dios no la escogió? o la pregunta hecha de otra forma ¿existe algún pasaje bíblico que diga que Dios escogió a unos para salvación y a otros para condenación? La respuesta es NO.
  2. ¿Existe algún pasaje en la Biblia, claro y explicito, que dice que todo aquel que decida creer será salvo? ¿Existe algún pasaje en la Biblia que diga que cada persona que es salva es porque creyó o depositó su fe en Jesucristo como su Señor? La respuesta es un rotundo SI.

¿Implica esta afirmación bíblica que la gente puede creer? ¿Implica esta afirmación bíblica que la gente puede decidir volverse a Dios al ser presentados con el evangelio? la respuesta también es un rotundo sí.

Estas dos preguntas bastarían para establecer el caso que el calvinismo es un modelo interpretativo impuesto en las Escrituras.

Es la convicción de este autor que el calvinismo no se justifica con ninguno de estos cuatro acercamientos que serán utilizados en este Articulo

  • Bíblicamente
  • Racionalmente
  • Históricamente
  • Sentimentalmente

Algunas Aclaraciones:

Este no es un articulo contra los calvinistas sino contra el calvinismo por ser un sistema errado.

Alguien podría preguntarnos ¿Acaso no podría Dios haber predestinado a salvación a aquellos que son salvos si así lo hubiera el determinado? la respuesta es un rotundo si, absolutamente, quizás nos hagan otra pregunta, ¿tiene Dios el poder de escoger a quien le plazca para salvación y de hacerles venir a Él si así lo hubiera el determinado? La respuesta es un rotundo si, sin embargo este no es el asunto en cuestión, el asunto es ¿que revela la Biblia sobre la salvación, sobre el libre albedrio, sobre el carácter de Dios y la responsabilidad del hombre?

Otros podrían preguntar ¿Seria Dios injusto si decidiera salvar a unos y a otros no pudiendo haberlos salvado a todos? Creemos que no necesariamente, pues si todos ya están condenados en sus pecados, Dios puede decidir salvar a unos si le place y mostrar su gracia y amor hacia ellos, pero una vez más,  este no es el meollo del asunto, la cuestión principal es que la interpretación calvinista es problemática porque no es bíblica.

V.El Calvinismo Inicia Históricamente con San Agustín

San Agustín es uno de los escritores cristianos más importantes de todos los tiempos, su teología influyó el escolasticismo medieval, y la teología protestante del siglo XVI que es la que determinó la teología reformada calvinista que buscamos explorar en este escrito.

El énfasis de Agustín se puede resumir en “la absoluta supremacía de Dios y la absoluta fragilidad y pecaminosidad humana”, el ser humano tiene una necesidad absoluta de la gracia de Dios.

San Agustín fue quien introdujo en la teología cristiana el fundamento de la doctrina calvinista, el monergismo, de mono (uno solo), y energía (solo Dios es el agente que determina todo), la convicción de que solo Dios determina absolutamente todo lo que sucede en la historia de la humanidad y en la salvación individual de las personas, y en la que el ser humano meramente actúa sin voluntad propia de acuerdo a los designios que Dios ha predeterminado.

La teología cristiana en la Biblia y en los escritos de los primeros cristianos antes de San Agustín tiene un concepto de sinergismo, en donde la agencia de Dios y del hombre, ambos interactúan y forman la historia humana y ambas voluntades participan o cooperan en la salvación de las personas. Dios determinó dar al ser humano cierto grado de libertad para tomar decisiones, para obedecerle o desobedecerle, buscarle o apartarse de Dios. Es nuestra convicción que esta es la posición realmente bíblica que es absolutamente consistente desde Génesis hasta Apocalipsis.

El propósito de San Agustín era enfatizar a Dios como el supremo emperador del universo, en el que nada lo toma por sorpresa sino que el mismo determina todo lo que sucede. San Agustín tuvo una experiencia radical de salvación que afectó profundamente su entendimiento de la salvación. Su madre Mónica, era Cristiana y oró por su salvación mucho tiempo y Dios puso circunstancias y personas en la vida de Agustín para acercarle a la salvación, especialmente un obispo llamado Ambrosio, en Milán (Italia), que fue de profunda influencia en su vida.

Un día en el año 386 d.C. Agustín descansaba en una villa de unos amigos, y leía, junto a un amigo un rollo de la carta del apóstol Pablo a los Romanos, leyendo Romanos 13:13-14 decía “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.” Al instante Agustín fue lleno en su ser de una gran convicción de su pecado y vio su gran necesidad de salvación, la cual narra con detalles, describiendo la lluvia de lagrimas que salió de sus ojos, al grado que tuvo que alejarse de su amigo y correr a un lugar solitario a llorar bajo una higuera, allí Agustín comenzó a clamar a Dios bajo la profunda convicción de su pecado.  Al orar escuchó a un niño o niña cerca de allí repitiendo una y otra vez la frase “levántate y lee”,  Agustín lo tomo como un mandato de Dios de volver al libro de Romanos y comenzar desde el primer capítulo. También narra cómo comenzó a sentir una profunda seguridad de su fe y salvación, todas las tinieblas y las dudas se disiparon de su corazón.

Fue esa experiencia de salvación la que tuvo un papel muy importante en el entendimiento de la salvación de San Agustín. El hombre está absolutamente en tinieblas y depravado totalmente sin poder buscar siquiera de Dios, pero Dios inicia la salvación llamándole, mostrándole su terrible y horrible condición y salvándole solo por su gracia poniendo en su corazón la fe para creer.

Es esta experiencia de salvación la que muchos predicadores calvinistas describen como la norma para muchos, por ello se oponen y critican a predicadores que hacen invitaciones para entregar la vida a Cristo. Paul Washer es famoso por criticar este método de evangelismo, como si en la escritura no hubiera suficientes ejemplos de predicaciones llamando a los hombres al arrepentimiento y a la salvación.

Agustín escribió un libro llamado Las Confesiones, en donde enfatizó en cada página la naturaleza pecaminosa absoluta que había en él y su depravación total sin Dios, describiendo el amor y poder total de Dios, y su gracia para buscarlo, transformarlo y sanarlo. Agustín enseñó que los niños son culpables de ese pecado original desde su nacimiento al heredar la naturaleza pecaminosa de nuestros primeros padres Adán y Eva, y por eso creía que el bautismo de los infantes era necesario para borrar la culpa y el pecado y para introducir a las personas desde pequeñas en la fe. Escribió que un infante que moría sin bautismo estaba condenado.

Esto interpretación de Agustín es muestra que no existe ningún interprete infalible, a pesar de Agustín ser usado grandemente por Dios y ser el teólogo más influyente en la historia del cristianismo, tuvo prejuicios y convicciones formadas por su vida y su época a través de las cuales interpretó la Biblia.

A través de su vida y escritos San Agustín tuvo diferentes convicciones, al inicio de su ministerio enfatizó el libre albedrio al escribir en contra de los Maniqueos, una doctrina de la que el alguna vez fue un seguidor.  Pero más tarde al tener una controversia con un monje Ingles llamado Pelagio enfatizó más y más el monergismo. Al inicio consideró a la fe un acto de sinergia entre Dios y el hombre, posteriormente cambió de idea y lo hizo un acto exclusivo de Dios atrayendo y poniendo fe en el hombre que el determina para salvación.

A través de la experiencia de salvación que San Agustín experimentó, le pareció que la forma en que Dios lo salvo fue tan poderosa que era imposible para el resistirse. El no escogió a Dios, Dios lo escogió a él. Esta experiencia le fue reafirmada al leer la carta a los Romanos, en donde los capítulos nueve al once, forman el eje central bíblico de la interpretación calvinista.  En su libro de las Confesiones alabó y agradeció a Dios por su elección soberana al salvarlo, dando toda la gloria a Dios y reconociendo su pecado absoluto y su estado sin esperanza.

La Controversia de San Agustín con El Monje Pelagio

Alrededor del año 405 d.C. Pelagio, un monje británico llegó de visita a Roma, el cual se sorprendió que muchos creyentes estaban viviendo vidas inmorales y que no hacían el esfuerzo por buscar la santidad. Después de preguntar e indagar descubrió que la gente ponía como excusa lo que habían aprendido de las enseñanzas de Agustín. Los creyentes pensaban que no podían vivir vidas santas a menos que Dios les diera ese don. Pues todos estamos sin esperanza en la depravación total que heredamos, es solo Dios el que nos salva y nos cambia. Fue entonces que Pelagio escribió un tratado o libro en el que rechazaba las enseñanzas de Agustín.

Pelagio se fue a otro extremo diciendo que los seres humanos podíamos vivir vidas de total obediencia a Dios y sin pecado, y que Dios nos da la responsabilidad de hacerlo. San Agustín se defendió y atacó con todo el punto de vista de Pelagio al escribir un libro Sobre la Naturaleza del Libre Albedrio.  Pelagio fue librado de ser llamado Hereje por un concilio pequeño en Palestina, pero fue condenado como hereje por el obispo de Roma en el año 417 d.C. y en el concilio de Éfeso en el 431 d.C. Sin embargo la intención de Pelagio no fue predicar un falso evangelio, de hecho nunca negó ninguna doctrina esencial de la fe, su propósito era promover la santidad y que los cristianos vivieron vidas moralmente agradables a Dios. Pelagio rechazó la enseñanza del pecado original, y que el bautismo lavara los pecados de los infantes. Todo el cristianismo del Este del imperio romano también rechazaba el concepto de que todos nacen con pecado original pero no la realidad de que todos pecan. Pelagio creía fervientemente tanto en el libre albedrio del hombre como también en la necesidad de la gracia de Dios para salvarnos.

El argumento de San Agustín fue bueno cuando dijo que somos libres para decidir pecar, pero no somos libres para no pecar. Eso es consistente con la carta de 1a de Juan 1:8 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” (también Romanos 3:10 y 23 y Romanos 7:17-20), pero Agustín fue mas allá de la Escritura al decir que Dios da la fe y salva al que salva sin que la persona tenga nada que decidir al recibir la oferta de gracia de Dios.

Pelagio fue más allá de la Escritura también cuando enseñó que los seres humanos pueden escoger obedecer a Dios todo el tiempo y vivir vidas sin pecado. Pelagio razonaba que si el motivo por el que pecamos es por un pecado original heredado y que si este pecado en nosotros es inevitable, entonces ¿cómo podríamos ser responsables de hacer algo que no podemos dejar de hacer? Pensaba que si así fuera, entonces sería mejor relajarnos y seguir pecando esperando el regalo de Dios de su don en nosotros para no fallar, pues no depende de nosotros sino de Dios, pero el entendía que la Escritura nos insta a no pecar y que podemos tener la libertad para obedecer.

Agustín escribió que Dios pone en movimiento o controla la voluntad de los hombres para que ellos hagan lo que sea que Dios quiere hacer a través ellos, o sea Dios determina hacerles hacer lo que El quiere que hagan. Eso hace del hombre una mera marioneta o títere de la voluntad soberana de Dios. Dios es quien determina todo lo que sucede, por lo que cualquier suceso, incluyendo los peores pecados que los seres humanos hacen tienen su fuente en la voluntad absoluta y soberana de Dios.

Para Agustín, Dios es la fuente de los deseos del hombre. Dios y solo Dios es la causa última de todas las cosas, Dios no dejó espacio para que la autonomía de sus criaturas ponga en riesgo la voluntad de Dios. Para Agustín, decir que Dios es soberano significa que cada suceso, incluyendo la salvación misma, debe estar bajo su control. “pues si decimos que la voluntad del hombre está bajo su propio control y no el de Dios esto tiene la posibilidad de frustrar a Dios.” En este punto pudiéramos citar a Cristo cuando dijo a los saduceos en Mateo 22:29 “errarais ignorando las Escrituras y el poder de Dios”, Santiago, el hermano del Señor escribe en su carta en el capitulo 1:13-14 “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;  sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia (de sus propios malos deseos) es atraído y seducido.” Es claro en la Escritura que Dios no es el autor del pecado que el hombre en su sola voluntad decide cometer. Por eso el monergismo de San Agustín, que es la base de la doctrina calvinista no funciona.

San Agustín definió los puntos de elección incondicional y de la gracia irresistible: “Dios escoge a algunos, de entre las multitudes que van a la perdición, para recibir el regalo de la fe por gracia y deja que los demás continúen hacia su merecida condenación. Aquellos que Dios escoge para recibir el regalo de su gracia, no pueden resistirse.

Como observamos San Agustín es el verdadero fundador de la interpretación calvinista de la salvación, Calvino y Lutero meramente leyeron a Agustín y llegaron a esta conclusión. Es mi convicción que nadie llega a la interpretación calvinista meramente por leer las Escrituras, la mayoría de creyentes se convierten en calvinistas por la influencia de los escritos de alguien más. Es el caso del famoso predicador y teólogo R.C. Sproul, quien narra cómo se resistía en su juventud a creer el calvinismo, pero fue hasta leer al famoso teólogo americano del siglo XVIII a Jonathan Edwards, que se convenció del calvinismo que hoy enseña.

El propio Jonathan Edwards nació en una tradición reformada calvinista, e instruido en tal doctrina, narró en su diario la lucha que tuvo en su juventud por asegurarse de su salvación, pues si Dios elige a quien le place, no todos pueden saber si han sido o no elegidos. Edwards había luchado con el sentimiento de que la elección a salvación de algunos cuantos y no de todos era injusta, el que Dios permitiera la condenación eterna a muchos se le hacia una doctrina horrible, pero tuvo una experiencia en su ultimo año universitario en los años de la década de 1720s en la que el sintió que Dios le hizo ver la doctrina de la elección extraordinariamente agradable, brillante y dulce. Como vemos Edward mismo estuvo alguna vez consiente de los horrible que suena la doctrina calvinista, aunque haya sido después uno de sus grandes portavoces, también observamos que su convicción fue heredada de la tradición reformada calvinista en la que nació y no llego por conclusión propia leyendo solo la Biblia. Así vemos que San Agustín influyo a Lutero y Calvino, Calvino a Jonathan Edwards y todos ellos juntos a los famosos predicadores y teólogos calvinistas actuales.

  1. Los Cinco Puntos Que Definen La Doctrina Calvinista

El calvinismo es famoso por el resumen de su doctrina en cinco puntos, estos cinco puntos fueron redactados en una reunión de líderes de las iglesias reformadas holandesas, llamado el Sínodo de Dort, que se reunió entre 1618 a 1619. Este sínodo condenó las enseñanzas de Jacobo Arminio como herejía, Arminio fue un hombre de Dios cristiano profesor de teología de la universidad de Leiden en Holanda quien intentó corregir las doctrinas del calvinismo.  Como resultados de esta condenación algunos fueron encarcelados y un gobernante que brindó protección a los que diferían con el calvinismo fue condenado a muerte cortándole la cabeza.

Son expresados en el idioma Ingles con el acróstico TULIP (tulipán), y son los siguientes:

  • T- Total depravity (Depravación total).
  • U- Unconditional election (Elección incondicional)
  • L- Limited atonement (Expiación limitada)
  • I-Irresistible grace (Gracia irresistible)
  • P- Perseverance of the saints (Perseverancia de los santos)

Ahora explicamos lo que significan para el calvinismo

Primer Punto: La Depravación Total

Romanos 3:10 y 23 dicen que no hay ni uno solo justo, no hay quien entienda ni quien busque a Dios, ni siquiera uno solo, y todos los seres humanos están separados por sus pecados de la gloria de Dios. Esto confirma lo que Dios dijo en Génesis 6:5 “el pensamiento del hombre es de continuo hacia el mal.” Todos los seres humanos se encuentran depravados; arruinados por el pecado y necesitados de salvación, el hombre por sí mismo no puede buscar a Dios.

El Calvinismo lleva esta verdad a un extremo enseñando que ni siquiera puede el hombre responder a la extensión de gracia o a la invitación que Dios mismo le hace para venir a la fe.

Estamos de acuerdo en que el hombre se encuentra cegado por el pecado y totalmente sin esperanza (1 Corintios 4:4),  pero diferimos en la interpretación de que ni siquiera puede responder a Dios una vez que Dios le extiende su gracia al buscarle. La posición calvinista hace a Dios el autor de la fe del hombre,  Dios hizo al hombre creer, Dios programa nuestra mente a responder en fe.

Si el hombre no pudiera responder a Dios, la Biblia no llamaría continuamente al hombre a responder a Él en todas sus páginas  ¿Como explicamos los reclamos que Dios presenta al ser humano por no responder a Él, si el hombre no puede hacerlo? reflexionemos en los siguientes pasajes:

Romanos 10:21 “Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor.”

Mateo 23:37  !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

¿Acaso se le olvido a Dios y al Señor Jesucristo, que el ser humano no puede responder a menos que este predestinado por él para salvación?

Segundo Punto: La Elección Incondicional

El calvinismo enseña que Dios eligió a la salvación a algunos sin que su elección tuviera que ver con nada que los elegidos hayan hecho (ni siquiera que ellos lo buscaran o respondieran a su invitación). Si alguno está en la fe es porque Dios así lo decidió.

Tercer Punto: La Expiación limitada

El calvinismo enseña que Cristo en la cruz solo efectuó expiación por los elegidos únicamente (Cristo no murió por todo el mundo).

Cuarto Punto: La gracia irresistible

Los elegidos vendrán a la salvación sin poder resistir la gracia que los eligió. El hombre es atraído a la fe como un imán atrae el hierro, la fe nada tiene que ver con que el ser humano acepte la oferta de Dios, todos los creyentes salvos fueron atraídos sin su voluntad, aun el arrepentimiento y la fe Dios las puso en ellos.

Quinto Punto: La perseverancia de los santos

Los elegidos perseverarán en la salvación hasta el fin. Es imposible apostatar de la fe. Una vez que alguien fue salvo perseverará hasta al fin haciendo imposible su apostasía.

¿Son correctos estos cinco puntos que definen la posición calvinista?

Aunque el debate es complicado, la respuesta es muy sencilla: La posición calvinista no es correcta porque existen bastantes pasajes bíblicos que claramente niegan cada uno de sus cinco puntos básicos. Es verdad que existen pasajes bíblicos que parecen apoyar algunos de sus puntos, pero ¿se contradice acaso la Biblia?  En la Biblia hay suficiente variedad de libros, de estilos literarios, de autores y audiencias de sus distintos libros y cartas, y existieron diversidad de situaciones que motivaron a los autores inspirados por Dios a escribir cada uno de sus libros, y ha transcurrido suficientes siglos entre la cultura bíblica y la nuestra, como para que existan suficientes oportunidades de malentendidos y excusas para anclar falsas doctrinas o interpretaciones bíblicas erradas en algunas secciones del texto bíblico. Es nuestra convicción que la posición calvinista es una de esas interpretaciones erradas.

VII. Análisis De Los Cinco Puntos Calvinistas A La Luz De La Biblia

El calvinismo como doctrina y marco teológico tiene en su contra los siguientes versos de la Escritura (Vemos el porqué el TULIP no funciona bien con el vasto testimonio de las Escrituras)

La Depravación Total

La doctrina de la depravación total calvinista tiene dos componentes:

  1. La condición terrible de pecado en la que la naturaleza del hombre se encuentra.
  2. Que esa condición no le permite al hombre ni siquiera buscar de Dios, y es por esto que para poder creer, el hombre necesita que Dios le llame, pero Dios llamará solo a unos selectos escogidos haciéndoles creer.

Con la primera parte estamos de acuerdo. Romanos 3:23, Romanos 6:23, Efesios 2:1-3, y Génesis 6, entre muchos otros pasajes, muestran que es verdad que existe una depravación total en el ser humano que posee una naturaleza corrompida por el pecado y se encuentra muerto espiritualmente.  Pero esto no significa que la persona no pueda responder cuando Dios le llama. Aun reconocemos que el hombre necesita de la gracia de Dios y su llamado, para poder responder, pero lo que el calvinismo pasa por alto es que esa gracia es dada a todos los hombres cuando el evangelio es predicado, y no solo a  un selecto grupo de “elegidos”. El calvinismo cae en lo absurdo cuando hace de la fe un acto de Dios sobre el hombre, pues si así fuera, sería un acto de Dios, y si la fe es un acto de Dios entonces ya no sería fe, Dios no le pediría al hombre responder con fe. La invitación al hombre a responder con fe es el tema de toda la Biblia. Más adelante analizaremos este error calvinista en su concepto de la fe.

Reflexionemos en los siguientes pasajes bíblicos:

Tito 2:11 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.” El hombre puede responder por la gracia que Dios le da al llamarle.

Ezequiel 33:14-15 “Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia…vivirá ciertamente y no morirá. (No hay predestinación a la salvación, sino solo la capacidad de volverse del mal a Dios).

La Elección incondicional

El hombre es salvo porque Dios decidió elegirlo y no porque tuviera ciertas condiciones para aceptarlo. Dios Eligio a quien él quiso.

Esta posición se basa en Romanos 11 pero tiene en su contra los siguientes versículos:

Tito 2:11 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.”

Romanos 11:32 “En fin, Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos.”

Hechos 17:30 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.”

Romanos 10:11-13  11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Marcos 16:15-16 “El que creyere será salvo”

El que es salvo lo es no fue porque fue elegido, sino porque respondió al llamado de Dios, una vez salvo es parte de los elegidos, porque pasa a ser parte del pueblo elegido, pero no es que fue elegido personalmente, Dios quiere que todos los hombres vengan al arrepentimiento.

La Redención Limitada: Cristo solo murió por los elegidos.

Esta es la enseñanza calvinista mas distorsionada. Es la parte que flagrantemente niega las Escrituras, y la magnitud del amor de Dios. Esta es un punto que ni siquiera en los escritos de Calvino mismo aparece, sin embargo es implícito.

Juan 3:16-20  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

1ª Timoteo 2:3-6 “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos.”

1 Timoteo 4:10  Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.

2 Corintios 5:14-15 14Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 15y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Aunque este pasaje si habla de los creyentes.

2 Corintios 5:19-20 19que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20Así que, somos embajadores en nombre de Cristo.

Romanos 5:6 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

Romanos 5:18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

Tito 2:11 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.”

Hechos 10:34-35  Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.

La Gracia Irresistible

De acuerdo al calvinismo, la gracia para salvación es dada solo a aquellos a quienes Dios ha escogido para ser salvos, y esa gracia es la que regenera, ilumina, y hace creer al hombre muerto en sus pecados y le salva. Esta gracia no puede ser resistida, aquel que Dios eligió vendrá a la salvación inevitablemente sin poder ser resistirla.

El problema es que la Biblia enseña tres cosas contrarias a esta posición:

1.Que Dios ha dado su gracia a toda la humanidad invitándoles a la salvación

Tito 2:11 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.” (No solo a los elejidos)

2.Que los seres humanos resisten su gracia y la obra del Espíritu Santo que les convence de pecado y les guía al arrepentimiento.

Hechos 7:51 Duros de cerviz, é incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros  resistís  siempre al Espíritu Santo: como vuestros padres, así también vosotros.

después de ser expuestos a la verdad, la resisten. 2ª Tesalonicenses 2:10 “y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.”

Romanos 2:4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

  1. Que Dios nos dio libre albedrio y no forza la voluntad de las personas.

Mateo 7:13-14 13Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Existen muchos pasajes mas que muestran que se puede resistir el llamado de salvación de Dios:

Juan 5:40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida.  Y rehusáis venir a mí para tener vida.

Si el calvinismo fuera verdad ¿Acaso no sabía Cristo, según los calvinistas, que la gente no puede rehusar venir a él? ¿No sabía acaso Cristo que Si no son elegidos no pueden rechazar venir a él, pues no son capaces de decidir venir? Según los calvinistas a estos hombres a quienes Jesús reclama, la razón de no venir a Jesús es porque su voluntad estaba depravada y la gracia no les ha sido dada, y ni siquiera les será dada jamás, pues la redención es limitada solo a los elegidos.

Lucas 19:41 “41Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, 42diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. 43Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, 44y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

¿Por qué lloro Jesús por Jerusalén, porque no simplemente dijo que era la voluntad de su padre que la ciudad pereciera junto con los que no eran elegidos?”

Lucas 7:30 “Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.”

Hechos 13:46 Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

Desecharon el mensaje y la vida eterna (¿Qué acaso no sabía Pablo que no eran elegidos?)

Hechos 7:51 “Duros de cerviz, é incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros  resistís  siempre al Espíritu Santo: como vuestros padres, así también vosotros.” (¿Gracia Irresistible?)

La Perseverancia de los Santos

La perseverancia de los santos afirma que los elegidos a salvación perseveraran hasta el fin, y es imposible que abandonen la fe que Dios puso en ellos al elegirlos  para salvación.

Es verdad que la Biblia enseña  claramente la seguridad de la salvación, que nadie nos arrebatara de la mano del padre, que Dios nos da vida Eterna y no temporal, es verdad que Dios nos ayuda a perseverar y el continuara hasta el fin la buena obra que comenzó en su pueblo (Filipenses 1:6), que Dios es poderoso para guardarnos sin mancha y sin caída (Judas 24).

Es verdad que hay muchos que se apartan del camino y que nunca fueron salvos, aunque estaban entre nosotros no eran de nosotros (1 Juan 2:19 y 2 Juan 1:9). Pero todo esto no niega que la Biblia hace constantes llamados a la perseverancia y presenta severas advertencias contra abandonar el camino, por raro que sea, el Nuevo Testamento advierte contra la realidad de la posibilidad de apostasía. El calvinismo niega rotundamente esta posibilidad, a pesar de que la Biblia y el Espíritu Santo la afirman. observe lo que dice el Espíritu Santo en este pasaje:

1 Timoteo 4:1-2 “El espíritu dice claramente que en los postreros tiempos muchos apostataran de la fe.”

¿Qué parte de “El espíritu dice claramente que en los postreros tiempos muchos apostataran de la fe,” no entienden los calvinistas para decir que es imposible apostatar?

La realidad de la apostasía es la motivación de la exhortación de la carta de Hebreos, quienes enfrentaban persecución. Hebreos fue probablemente escrita a creyentes judíos en Roma. El imperio romano respetaba la antigüedad del judaísmo, pero veía con desconfianza al cristianismo al que consideraban una nueva religión que negaba a los dioses romanos. Por ello si estos judíos cristianos volvían al judaísmo y abandonaban su fe en Jesús estarían a salvo del escrutinio del imperio.  Este es el contexto de las serias advertencias del libro de Hebreos.

Hebreos 10:26-29 “26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. 28 El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? 39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.”

Hebreos 6:4-8  “4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; 8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.”

Claro que los intérpretes calvinistas buscan reinterpretar estos textos, algunos dicen que hablan de personas que no eran realmente cristianas, pero todo el contexto de la carta y la descripción de ser participes del Espíritu Santo, el cual nos sella con su presencia en la salvación (Efesios 1:13)y los describe como que fueron iluminados, esta es una alusión a venir a la luz de la salvación para el autor de Hebreos: Hebreos 10:32 “Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos.”

Otros intérpretes calvinistas dicen que es una mera advertencia hipotética que no puede realmente suceder, pero ¿porque se tomaría el tiempo el autor de Hebreos en escribir advertencia contra cosas que son imposibles que sucedan con un verdadero creyente?

2 Corintios 3:5-6 “5Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

2 Timoteo 2:12 …Si le negáremos, él también nos negará.

VIII. Definamos Los Términos: Definición de Términos Claves en el Debate Calvinista

La posición calvinista se distingue por el énfasis continuo de cuatro palabas que son enfatizadas continuamente en los materiales e intérpretes calvinistas: “predestinación”, “elección”, “gracia”, y “soberanía de Dios”. La Biblia enseña estas cuatro doctrinas, pero de lo que muchos calvinistas no se han percatado es que no son necesariamente lo que la posición calvinista nos dice que son.

Mostraremos que es posible creer en la soberanía de Dios, en la predestinación, en la elección,  en la necesidad de la extensión de la gracia de Dios y de la obra del Espíritu Santo en el corazón del hombre sin la cual no puede ser salvo, y aun creyendo esto, no ser calvinista. La seguridad de la salvación de Dios también es una de las convicciones calvinistas, y también esta convicción puede ser sostenida sin necesidad de ser un calvinista.

La Predestinación

La Predestinación tienen que ver principalmente con la determinación de antemano que Dios tuvo en la que decidió tener un pueblo suyo que fuera salvo a través de Cristo, para ser santo y reflejar la imagen de Jesús.

El verbo predestinar, proorizo en Griego, significa predeterminar o determinar con anticipación, ocurre seis ocasiones en el Nuevo Testamento (Hechos 4:28; Romanos 8:29-30; 1 Corintios 2:7; Efesios 1:5 y 11). De esas seis veces solo Romanos 8:29-30 y Efesio 1:4-5 tienen como tema la salvación.  Ninguno se refiere a predestinar quien será salvo, sino a predestinar a los que van siendo salvos para un propósito.        

Hechos 4:28 “para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.”

 Romanos 8:29-30 29 Porque a los que antes conoció, también lospredestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los quepredestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

1 Corintios 2:7 “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,”

Efesios 1:4-5 “Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinópara ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad.”

Efesios 1:11-12 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sidopredestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria.

La Elección

La elección se refiere a que Dios escogió tener un pueblo para sí, en el Antiguo Testamento ese pueblo fue Israel y en el Nuevo Testamento la iglesia, compuesto de judíos y gentiles.

El apóstol Pedro en 1a Pedro 1:2 menciona que la elección es basada en la presciencia o en el conocimiento previo de Dios de los que responderían a su llamado.

1 Pedro 1:2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

En 2 Pedro 1:10 Pedro escribe “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.” Este pasaje por si mismo muestra que la elección no es aquella que es definida por el calvinismo como en la cual Dios escogió persona a persona para ser salvos de entre los condenados. La elección es ser parte de ese pueblo de Dios, pero no por haber sido elegidos individualmente. Si fuera solo porque Dios nos eligió individualmente con un decreto soberano absoluto que solo depende de su voluntad, sería difícil entender las palabras “procuren hacer firme su elección”, pues habla de una participación humana en la que depende de ellos el procurar la firmeza de esa elección, y las palabras “no caeréis jamás” son difíciles de entender también en el concepto calvinista de elección.

Aun Israel es mencionado por el apóstol Pablo como el pueblo elegido sin embargo no eran salvos pues eran enemigos del evangelio. En Romanos 11:28 dice : “Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres.”

Algunos que no son calvinistas interpretan la predestinación y elección de esta forma: Dios ha predestinado, determinado, o destinado desde antes, a la humanidad para ser salva y a los salvos para reflejar a Cristo, los elegidos con aquellos que no resisten la gracia de Dios y el poder de su Espíritu Santo, acercándose al Señor a través de la fe para ser aquellas personas que fueron predestinadas por Dios para ser su pueblo.  Ciertamente Dios sabe de ante mano quien responderá y quien no, lo más que la Biblia puede dar a entender sobre la elección es basado en el preconocimiento de Dios de los que serán salvos y no en una elección que Dios inicia de cada persona.

La Gracia Y La Obra Del Espíritu Santo En La Salvación

La Biblia deja claro en Efesios 2:8-9 que el creyente es salvo únicamente por la gracia de Dios por medio de la fe, y que esta salvación no es de nosotros sino es un regalo de Dios. El hombre puede venir a la fe solo a través de la obra del Espíritu Santo.

Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó en Juan 16:8 “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.” Es el Espíritu santo el que convence al hombre de pecado hablando a su vida.

De la misma forma la gracia de Dios es necesaria para la salvación, pero a diferencia de los calvinistas que dicen que solo se les da a los predestinados elegidos, el apóstol Pablo inspirado por Dios nos dice que Dios la da para salvación a todos los hombres.

Tito 2:11 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.”

¿Qué más claro puede estar este texto para mostrar que la gracia de Dios se da para salvación a todas las personas y no solo a los predestinados elegidos?

Sin embargo tal como les reclamo Esteban a la multitud a quienes les predicaba antes de ser apedreado en Hechos 7:51 “!!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.” Como vemos, el Espíritu Santo les llamaba y Dios les extendía su gracia presentándoles la oportunidad de arrepentimiento con la predicación de Esteban, pero ellos resistían al Espíritu de Dios y desecharon su gracia.

Gálatas 2:21 “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.”

El Señor Jesús le dijo a Israel en Mateo 23:37 “!!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” Dios si quería, y les dio tanta gracia que les envió profetas y ahora a Dios mismo encarnado, pero no quisieron.

La Seguridad de la Salvación

La Seguridad de la salvación se refiere a la confianza absoluta que tenemos de que Dios ya nos ha perdonado y de que ya tenemos vida eterna si hemos puesto nuestra confianza en Jesucristo para salvación. En Juan 5:24 Cristo nos dice “que ya hemos pasado de muerte a vida y que no vendremos a condenación”, en 1 Juan 5:13 el apóstol Juan dice:  “Les escribo esto a ustedes que creen en el Hijo de Dios, para que sepan que ya participan de la vida eterna.”

Juan 10:27-28 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Sin embargo la Biblia mantiene en una tensión esta verdad y en el otro extremo numerosos pasajes que nos hablan de la necesidad de perseverar hasta al fin. La Biblia advierte contra la apostasía, que es una decisión deliberada de abandonar la fe. Por ello se escribió toda la carta de Hebreos. El apóstol Pablo resume esta tensión en 2 Timoteo 2:12-13. Mostrando una seria advertencia contra la apostasía y a su vez en la segunda sección un consuelo en la seguridad de la salvación.

2 Timoteo 2:12-13 …Si le negáremos, él también nos negará. Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

La Soberanía de Dios

Cuando decimos que Dios es soberano, significa que él puede hacer lo que le place y que no necesita darle explicaciones a nadie, ni nadie le puede pedir cuentas, pero lo que no entendemos es que tiene que ver que Dios sea soberano con que él decida quién es salvo y quién no.  ¿Acaso no puede decidir Dios en su soberanía las reglas, dándonos libre albedrio y capacidad de responder a su llamado o de rechazar el llamado de su gracia tal como lo presenta el vasto ejemplo de la Biblia?, eso ¿en qué forma le hace a El menos soberano?

Conclusión en cuanto a los términos usados por el calvinismo

Como vimos, creemos que la Biblia enseña

  1. Que Dios ha elegido tener un pueblo para si en Cristo,
  2. Que Dios predestinó a sus hijos para ser conformados a la imagen de Cristo,
  3. Que nadie puede ser salvo si no es por la gracia de Dios y la obra del Espíritu Santo,
  4. Que el creyente puede tener confianza de la seguridad de sus salvación.
  5. Que Dios es soberano y el ha establecido las reglas de la vida como él quiso.

El calvinista piensa que porque estas palabras son Bíblicas y son la base de sus doctrinas, que la Biblia apoya su posición calvinista, pero como hemos mostrado la definición de los términos es de vital importancia, y creemos que el peso de la evidencia Bíblica apoya la forma en que hemos definido estas palabras y no la definición que la posición calvinista les da.

Argumentos Bíblicos Contrarios A La Posición Calvinista

El calvinismo como doctrina y marco teológico tiene en su contra varios argumentos sólidos  basados en lo que las Escrituras enseñan de la salvación, principalmente tres verdades:

  1. La Biblia presenta abundante y consistente testimonio sobre la libertad de elección que Dios da al hombre de responder a su llamado o rechazarlo, y bajo la cual le responsabiliza por su decisión.
  2. El Nuevo Testamento deja claro que Cristo murió por toda la humanidad y que su oferta de salvación está abierta a todos.
  3. El Nuevo Testamento presenta serias y reales advertencias contra la apostasía, presentándola no como algo hipotético, sino como una posibilidad real ante la cual el cristiano debe mantenerse firme.

Estas tres enseñanzas de diversos pasajes bíblicos son suficientes para negar los cinco puntos que definen la posición calvinista.

SOLI DEO GLORIA…

Atalaya: Jose Antonio Valladares

Siervo de JESUCRISTO

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s