GUILLERMO MALDONADO Y RENNY Mc LEAN: NIEGAN LA DIVINIDAD DE JESUCRISTO

Estamos viviendo en tiempos de una Apostasía escalofriante, en éste articulo estaré refutando una de las herejías más controversiales que ha existido en algunos círculos religiosos, como es el caso de La Divinidad de Jesucristo.

En ésta ocasión como podrán ver en el vídeo que os he dejado, desde La Iglesia “El Rey Jesús” del Falso Apóstol Guillermo Maldonado, se promueve la herejía anticristiana de no otorgarle Divinidad a Jesucristo mientras éste estuvo como El Verbo hecho Carne en éste mundo.

A continuación mi refutación a la doctrina de demonios que tiene el Dr Renny Mclean, en el Tema: “Cómo apropiarse del poder de Dios”

Jesucristo dijo que él era Dios.

Algunas agrupaciones religiosas, como por ejemplo los Testigos de Jehová y los Neo-Pentecostales del Falso Movimiento de Fe y Prosperidad, han resucitado la antigua herejía arriana, que niega la Divinidad de Jesús y lo presenta como un ser creado, una especie de ente excelso cuya naturaleza está entre lo humano y lo divino. Los textos de la Escritura que son usualmente presentados para cimentar estas ideas son, por ejemplo, Juan 14, 28 donde Cristo declara “El Padre es mayor que yo”. Adicionalmente suele citarse Juan 20, 17 donde Cristo dice: “… asciendo ahora a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” Otro texto usado frecuentemente es 1 Corintios 11, 3: “Cristo es cabeza de todo hombre, así como el esposo es cabeza de su esposa y Dios es cabeza de Cristo.” Estos y otros pasajes parecen convincentes a primera vista, al menos hasta que uno examina otros versículos que contradicen enteramente esta interpretación, algunos de los cuales hemos seleccionado a continuación.

¿Cómo es posible reconciliar estas dos representaciones? Primeramente, Cristo está claramente sujeto al Padre y sin embargo es uno con el Padre. Lo mismo ocurre con un padre y su hijo en la dimensión humana, el padre es en cierta forma “mayor” que su hijo y a la vez es igual a él en lo que toca a su naturaleza y substancia, de otro modo no podría ser llamado “hijo”. De esa manera, Jesús es a la vez humano y divino. Ciertamente en su naturaleza humana él es creación y está, por lo tanto, sujeto al Padre. Pero no podemos enfocarnos solamente en su naturaleza humana sin considerar que—en su naturaleza divina—el Hijo es la Segunda Persona de la Trinidad. Tal cosa presentaría una imagen incompleta de Cristo que negaría otras partes de las Escrituras. Además, muchos de los pasajes citados por los que se oponen a la Trinidad, simplemente muestran que Cristo es Hijo de Dios y no que sea inferior. Esto incluye Mateo 3, 17 en el que oímos la voz de Dios diciendo “Este es mi Hijo, el amado, en quien me he complacido.” De hecho, en Juan 5, 18 encontramos que ciertos enemigos de Cristo querían matarlo, no por violar las reglas del sábado sino por querer hacerse igual a Dios, al llamar a Dios su Padre.

Cristo fue perfectamente claro al explicar quién era y de dónde había venido. Si hubiera mentido o hubiera meramente creído ser el Hijo de Dios, entonces los líderes religiosos hubieran estado plenamente justificados en condenarlo a muerte.

Repetidas veces se presentaba a sí mismo como Dios:

«Yo no soy de este mundo»
«Yo existía antes que el mundo existiese»
«Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: antes que Abraham fuese, yo soy»
«Quien me ve a Mí, ve al Padre»
«El Padre y Yo somos una misma cosa»

Es como decir: los dos somos de la misma naturaleza. Yo soy Dios como el Padre.
Los textos en que Jesucristo muestra su inferioridad respecto al Padre, son siempre refiriéndose a su naturaleza humana.

Como Cristo tenía dos naturalezas, de Dios y de hombre, los textos del Evangelio unas veces se refieren a Jesucristo como Dios, y otras a Jesucristo como hombre. Que Jesucristo fue verdadero hombre es clarísimo: pasaba hambre y por eso se acercaba a la higuera a ver si tenía higos; pasaba sed y le pedía a la samaritana que le diera agua del pozo; se cansaba y se quedaba dormido en la barca, etc. etc.

Jesucristo se llamaba a sí mismo El Hijo del Hombre. Así aparece ochenta y dos veces en los Evangelios; y siempre en boca de Jesús. Es una alusión al nombre que el profeta Daniel daba al Mesías.

Pero Jesucristo también tenía naturaleza divina como se deduce de multitud de textos. Repetidas veces se llama Hijo de Dios.

Pero esta filiación divina de Jesucristo es de distinta manera que la del resto de los hombres. Por eso hace esta distinción: «Mi Padre y vuestro Padre»

Mientras los hombres somos hijos adoptivos, Jesucristo es Hijo natural, es decir, de la misma naturaleza del Padre: tiene la misma naturaleza divina.

Los hijos siempre tienen la misma naturaleza que sus padres: el hijo de un hombre es hombre, el hijo de Dios es Dios.

Nosotros somos hijos por adopción. Jesucristo lo es por generación. Por eso se llama «Hijo Unigénito». Dice San Pablo que Cristo «siendo de naturaleza divina no alardeó de su dignidad, sino que prescindiendo de su categoría de Dios, tomó naturaleza de hombre». Y añade San Pablo que Jesucristo «no consideró usurpación el ser igual a Dios» (pues ya lo era por naturaleza).

Por eso, al hacerse también semejante a los hombres, «se anonadó a sí mismo», es decir, se rebajó al asumir la naturaleza de hombre siendo Dios como era.

Los Testigos de Jehová niegan la divinidad de Cristo, y para ello han hecho una traducción de la Biblia que llaman del Nuevo Mundo, donde introducen palabras que no están en el texto original y que cambian el sentido de las frases en que se habla de la divinidad de Cristo. Esta introducción de palabras que cambian el sentido del texto original es un auténtico fraude. Esta Biblia de los Testigos de Jehová es una Biblia falsaria.

Los judíos entendieron que Jesús se tenía por Dios, por eso querían quitarle la vida, por hacerse igual a Dios. «Te apedreamos por blasfemo, porque siendo hombre te haces Dios» «Debe morir porque se hace Hijo de Dios»

El pueblo judío era monoteísta y no concebía otro Dios que Yahvé. Cristo afirmaba claramente su divinidad. Por eso le llamaban blasfemo. También a Caifás le sonó a blasfemia la respuesta de Jesús en el Sanedrín afirmando que él era Hijo de Dios. Y por blasfemo lo condenaron a muerte. Si Cristo se hubiera llamado Hijo de Dios del mismo modo que Dios era Padre del resto de los hombres, aquello no tendría por qué haber sonado a blasfemia. Pero Cristo se identificaba con el Padre, pues tenía su misma naturaleza de Dios.

Es más, Jesús se siente con autoridad para cambiar el Antiguo Testamento. Los Profetas de la Antigüedad apoyaban sus palabras en al autoridad de Dios. Decían: Así habla el Señor. Jesús habla en nombre propio, y se atreve a corregir la ley mosaica, por considerarse superior a ella.

Habla por derecho propio. «Se dijo a los antiguos, pero Yo os digo»

Ignorar los textos en que se afirma la divinidad de Cristo es no conocer la Biblia; o querer engañar, que es peor.

«A quienes dicen que Jesucristo es Hijo de Dios en cuanto que es un hombre tan santo que merece ser llamado Hijo de Dios, hay que reprenderlos o expulsarlos de nuestra comunidad Cristiana Evangélica.

Algunos quieren rebajar la divinidad de Cristo. Para ellos Jesús sería un hombre divinizado en el sentido afectivo, no efectivo. Por eso en lugar de hablar de la divinidad de Cristo, prefieren hablar de la presencia de la divinidad en Cristo. Como si Cristo no fuera verdadero Dios, sino tan sólo un hombre en el que Dios resplandeció de modo excepcional.
Jesús habló con la suficiente claridad para que pudiéramos descubrir su divinidad, pero de un modo velado para no escandalizar a aquel pueblo, esencialmente monoteísta, que no podía aceptar a otro Dios que a Yahvé.

Por eso Jesús descubrió su divinidad paulatinamente. Afirmarla de golpe hubiera provocado escándalo.

Sólo al final de su vida desvela el misterio de su personalidad divina. Jesús respondió a Caifás que le preguntaba por su divinidad:

Tú lo has dicho, que es un modo de hablar, que significa: «Así es como tú dices». Para ser cristiano es necesario creer que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Juan 1:1-3 — En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.

Jesús, el Hijo, es la Palabra. En el principio El es al mismo tiempo Dios y está con Dios. En esta sencilla forma poética, Juan el Evangelista describe la relación que existe entre las personas de la Santísima Trinidad. La declaración de que todo fue hecho por la Palabra y sin ella nada fue creado, es en sí misma una prueba de que la Palabra no es creada, ya que tal cosa sería una contradicción lógica, una imposibilidad.

Juan 8:58 — Jesús les respondió: “En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, YO SOY.”

El gran YO SOY (en griego: EGO IMI, en hebreo YHWH) era considerado el Nombre Sagrado e impronunciable tomado por Dios para darse a conocer a Moisés. Jesús está revelando su naturaleza en términos que aún sus enemigos pueden comprender y que, a los oídos de quiénes lo escuchan, justifica la ejecución por blasfemia. Es por eso que algunos entre el público trataron de apedrearlo, al entender claramente que Jesús reclamaba para sí la naturaleza divina.

Juan 5:18 — Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

Si el origen divino de Cristo no fue sino un malentendido perpetuado por sus seguidores por años después de su muerte, entonces ¿por qué no trató de corregir esa confusión ante las autoridades religiosas para no ser condenado a una muerte horrible por un motivo equivocado?

Lucas 10:18-20 — El les dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones y sobre todo poder del enemigo y nada os podrá hacer daño; pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos de que vuestros nombres estén escritos en los cielos.”

Cristo es quien imparte estos poderes sobrenaturales a sus discípulos. No le pide al Padre que se los otorgue porque no necesita hacerlo, ya que El es Dios. Nadie, entre los grandes profetas de la antigüedad judaica, jamás hizo cosa semejante.

Filipenses 2:6-8 — Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz.

Este pasaje implica que Cristo existía en la forma de Dios, o sea tenía la misma clase de vida que Dios y estuvo humildemente dispuesto a aceptar una naturaleza humana.

“Engendrado, no creado, de la misma Naturaleza que el Padre.”

Si los Testigos de Jehová y otros neo-arrianos más los neo-pentecostales como es el Falso Movimiento de Fe y Prosperidad encabezados por Guillermo Maldonado en el habla Hispana, estuvieran en lo correcto en lo que toca a la naturaleza de Cristo, entonces su muerte no podría habernos redimido, ya que sólo Dios podía pagar el precio para rescatar a la humanidad de la maldición que nos sobrevino por la desobediencia de Adán.

No aceptar que Cristo es Dios, equivale a admitir que Cristo, el hombre, fue un blasfemo que recibió el justo castigo por su impiedad. Para comprender este importantísimo tópico es necesario apreciar la gravedad del pecado original en el que se ofende a Dios directamente. Una falta contra la infinita majestad de Dios requiere, en toda justicia, una infinita compensación. Es por eso que solamente Dios puede lavar esa ofensa en nombre del hombre y provee al Hijo del Hombre—Cristo mismo—cuyo sacrificio reúne las características necesarias para una justa redención de la humanidad, efectivamente lavando por completo la ofensa cometida contra la Divina Majestad.

Dios Los Bendiga..!!

Atte: Atalaya – José Antonio Valladares
Siervo de JESUCRISTO

NOTA: PUEDEN COMPARTIRLO.

Anuncios

2 comentarios

abril 9, 2014 · 3:44 am

2 Respuestas a “GUILLERMO MALDONADO Y RENNY Mc LEAN: NIEGAN LA DIVINIDAD DE JESUCRISTO

  1. dfsfsdfs

    La revelación solo la da el Espíritu Santo de Dios, lo demás que usted escribió es su interpretacion de la cual muchas sectas nacieron.

  2. reny

    Lo que dices es cierto. Pero es incompleta. Si dejaras de criticar tanto y escudriñaras a la luz del Espiritu Santo entenderias. Como aceptar unos versos donde dice que Jesus es Dios y rechazar otro que dice que era hombre. Bueno era Dios y hombre. Y lo que el Espiritu debia ungir era su parte humana. Piensas que se rechaza lo divino y no es verdad. Eres tu que rechazas la humanidad de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s